El trabajo honrado

Existen personas que jamás robarían, no mentirían y tampoco harían daño a otro ser vivo. Sin importar el esfuerzo o los sacrificios que tengan que hacer se ganarán la vida con un trabajo honrado. Este es el trabajo que consiste en una actividad legal y correcta y por el que se percibe un salario razonable. Estas personas son así porque en su infancia crecieron con el ejemplo de padres que actuaron con honestidad y decencia. Aprendieron a ser transparentes y a respetar a los demás. Al llegar a la juventud, el modelaje y la atención que recibieron en casa les permitió seleccionar correctamente a sus amistades con las que desarrollaron y fortalecieron hábitos de responsabilidad, estudio y disciplina. Entendieron muy temprano que el camino fácil es siempre un engaño y que solo lo que se construye sobre la base del esfuerzo es lo que perdura.

El trabajo honrado implica una acumulación y superación progresivas que toman tiempo. Los méritos no caen de la noche a la mañana sino que son el resultado del esfuerzo constante. La rectitud de ánimo y la integridad en el obrar van fraguando la imagen de decencia que regirá el carácter y el estilo de vida. Por eso, esas personas actúan siempre con honestidad y justicia, se guían por lo recto y adecuado en la sociedad. Para ellas el trabajo honrado es un criterio importante a la hora de los negocios, ya que su práctica es la que permite que puedan rechazar una ganancia sobre la base del fraude. Ganarse la vida con el trabajo honrado es clave para que las personas desarrollen un carácter que sea una salvaguarda en la vida diaria. Su honradez no les permitirá acceder a beneficios que impliquen la traición a los principios y valores.

Cuando una persona que no tiene trabajo recibe una propuesta ilícita o que traicione la dignidad propia o la de su familia, será solo su hábito de trabajar honradamente el que la guardará de la tentación. En cambio, si la persona vive bajo la cultura de la viveza terminará eligiendo el camino equivocado y se convertirá en delincuente. Quien quiere enriquecerse quiere hacerlo pronto y no dejará pasar lo que considere una oportunidad aunque suponga traicionar sus ideas y sus discursos. Solo el dinero constante es lo que le importa. Cuando se comienza por vender los valores ya no quedan más límites. El amasar una fortuna rápida es incompatible con la honestidad. Las fortunas que se adquieren pronto, pronto se pierden, porque para ser una persona prudente lo que hace falta es serlo.

Los casos en que el poder y la ambición sedujeron a las personas y las llevaron por el camino de la deshonestidad no son propios de la actualidad, siempre han existido y la vida está llena de ellos. No importa cuán lejos se viaje en el tiempo, siempre se encuentra que quienes eligieron el camino del dinero fácil terminaron sin dinero, sin honra y sin respeto. Por el contrario, quienes optaron por el trabajo honrado, terminaron con la satisfacción de que todo cuanto poseían era legal, justo y merecido. Disfrutaron del trabajo bien hecho y fueron padres de una nueva generación que nunca escuchó cosas feas de sus progenitores. Su herencia más importante fue un apellido que era sinónimo de honradez y trabajo. “De más estima es el buen nombre que las muchas riquezas, y la buena fama más que la plata y el oro” (Proverbios 22:1).

Restauración 100.5 FM · Editorial de la semana – El trabajo honrado

 

Comments
2 Responses to “El trabajo honrado”
  1. Jonathan Lara dice:

    Maravilloso artículo y totalmente cierto lo que dice. Dios bendiga al pastor Mario y le siga dando sabiduría. Bendiciones

  2. DaisyCruz dice:

    Excelente mensaje Dios Bendiga a nuestro hno Mario Vega y Dios le siga dando sabiduria Amen

Leave A Comment


HORARIOS DE SERVICIO

SERVICIO PRINCIPAL
Lunes a viernes: 6:00 PM
Domingos: 7:00, 8:45 y 10:30 AM.
2:00, 3:45 y 5:30 PM

CULTO MATUTINO
Martes: 8:00 AM

AYUNO DE MUJERES
Jueves: 9:00 AM